MANUAL BREVE DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA RABIA (HIDROFOBIA)

Photo credits: K. Bartlett, Animal People photo, and AP affiliates

Animal People photo

Permission to download, reproduce (in any format), and circulate this document is hereby granted as long as the text is not substantially altered. The document may be circulated under the name/logo of any NGO, as long as the ending attribution remains. This document is also available in English.
Provided courtesy of Kim Bartlett, Publisher of ANIMAL PEOPLE Newspaper anpeople@whidbey.com

¿QUÉ ES LA RABIA?

La rabia es una enfermedad viral que afecta el sistema nervioso de los mamíferos. En las últimas etapas de la enfermedad, el virus se traslada desde el cerebro a las glándulas salivales y la saliva. Desde allí el virus puede transmitirse a través de una mordedura o por contacto con las membranas mucosas (nariz, boca, y ojos). La enfermedad es fatal una vez que se registran los síntomas. Los perros pueden contagiar a otros por 2 semanas antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad, por lo que es sumamente importante confinar y observar todos los animales sospechosos.

¿QUÉ ESPECIES SON LAS PORTADORAS PRINCIPALES DE LA RABIA?

La rabia es predominantemente una enfermedad de carnívoros salvajes pero puede afectar a cualquier mamífero, incluyendo los seres humanos. Diversas especies se han convertido en portadoras principales (vectores) en diversas áreas del mundo: perros en Asia, África, el Oriente Medio, y América Latina; los zorros en Europa occidental y algunas regiones de los Estados Unidos y el Canadá; mapaches en los Estados Unidos y el Ontario del este, Canadá; murcielágos en Norte y Sudamérica y el Asia suroriental; mangostas en Sudáfrica.

Los marsupiales son mucho menos susceptibles a la rabia que los mamíferos placentarios. En los E.E.U.U., por ejemplo, las zarigueyas comparten comúnmente fuentes alimento y habitat con los mapaches, pero virtualmente nunca se infectan. Los roedores se infectan relativamente fácilmente con la rabia, pero típicamente mueren tan rápido que se ven raramente implicados en los brotes de rabia que se producen.

¿CÓMO SE TRANSMITE?

La rabia es causada por el rhabdovirus--un virus tipo DNA grande encapuchado de forma de bala. Es muy sensible al calor, a los detergentes ligeros (incluyendo jabones ordinarios) y a los desinfectantes, y no puede sobrevivir demasiado tiempo fuera del cuerpo de un animal infectado.

El virus se localiza en la saliva de un animal infectado. No puede penetrar la piel intacta. Pero puede ser transmitido por los lamidos mutuos entre animales, cuando éstos se acicalan mutuamente y la saliva de un animal infectado entra en contacto con una herida abierta. Se cree que éste es un método común de transmisión entre los mapaches, entre los cuales la acicalación mutua de los miembros de la familia es rutinaria, pero no se considera común entre la otra especies vectoras.

El virus se multiplica en el sitio de la mordedura, invade fibras nerviosas, y viaja al cerebro. El período de incubación (el tiempo entre la mordedura y el inicio de síntomas) depende de la distancia de la herida a la cabeza y el cuello: cuanto más cercana es la cabeza, más corta es la incubación. Las mordeduras a la cabeza y al cuello implican el riesgo más alto. Esto tiene importancia para la eficacia de la terapia de post-exposición o contacto. El crecimiento del virus en el cerebro causa severa degeneración nerviosa y, eventualmente, la muerte. El virus también se propaga del cerebro a lo largo de los nervios a otros órganos, incluyendo las glándulas salivales, donde el virus se excreta en la saliva. Las mordeduras en general son exposiciones de riesgo elevado. El contacto animal por sí mismo -- tal como estar en la vecindad de un animal rabioso, acariciar o manipular un animal rabioso, o ponerse en contacto con la sangre, la orina o las heces de un animal rabioso -- no constituye generalmente exposición y, por lo tanto, no requiere generalmente el tratamiento de post-exposición contra la rabia. La excepción se ve en el caso de saliva fresca y caliente transmitida a una herida abierta.

La exposición de un ser humano a un animal rabioso no siempre da lugar a la rabia. Si el tratamiento de prevención se instituye con prontitud después de una exposición a la rabia, se prevendrá la mayoría de los casos de rabia. Sin embargo, todas las mordeduras de animales deben ser evaluadas por un profesional de salud para determinar si se requiere tratamiento.

¿QUIEN PUEDE PROPAGAR LA RABIA?

El virus de la rabia puede infectar cualquier mamífero, pero la infección es más común entre los perros, gatos, vacas, caballos, murcielágos, zorrilos, zorros, los mapaches, los que tienen en común un intervalo de latencia relativamente largo entre el momento de exposición y el momento en que aparecen los síntomas. La transmisión ocurre generalmente cuando el animal vector (el animal que lleva la enfermedad) se encuentra en la fase latente (antes de que aparezcan los síntomas).

Aunque se cree que no ocurre muy frecuentemente, la rabia se puede también propagar cuando los animales comen cadáveres de animales infectados recientemente muertos.

¿CÓMO SE PUEDE PROTEGER A LA GENTE CONTRA LA RABIA?

La mejor protección contra la rabia consiste en que la gente vacune sus animales domésticos contra la rabia, a la vez que cualquier perro o gato callejero que viva cerca de sus hogares, y que las autoridades municipales conduzcan campañas de vacunación masivas entre los perros y gatos vagabundos, idealmente esterilizando en forma humana (sacando los ovarios o castrando) a los animales al mismo tiempo. La matanza de animales nunca ha resultado ser un método efectivo para controlar la propagación de la enfermedad.

En las regiones donde ocurre la rabia transmitida por el murciélago, uno debe evitar permitir que los murciélagos hagan nido en áreas donde duerma la gente. Las transmisiones de rabia por mucriélago ocurren típicamente a través de contacto accidental nocturno, y como los murciélagos típicamente no dejan huellas de colmillo más grandes que las picaduras de mosquito, las víctimas con frecuencia no se dan cuenta que han sido mordidas.

¿ES LA RABIA CURABLE?

No hay cura alguna una vez que aparecen los síntomas de la rabia. Es entonces inevitablemente fatal. Sin embargo, el período relativamente largo de incubación permite que la terapia de post-exposición sea eficaz si se hace correctamente.

¿CUÁLES SON LAS INDICACIONES Y SÍNTOMAS DE LA RABIA EN LOS ANIMALES?

Los síntomas de la rabia en los animales pueden incluir una o más de las señas siguientes: excitabilidad; comportamiento o ataques virulentos; el morder; agitación; agresividad inusitada; bravura; salivación excesiva (el espumejear legendario en la boca); aversión al agua (de donde se deriva el nombre "hidrofobia"); inhabilidad de tragar o de beber; pupilas dilatadas; disfunción muscular; irregularidades de la coordinación o del paso; parálisis; convulsiones; y eventualmente la muerte, casi siempre en el plazo de 10 días. Estos síntomas se definen como "rabia furiosa".

Algunos animales rabiosos no exhiben síntomas rabiosos típicos. Esto se refiere generalmente como rabia muda. Estos animales pueden demostrar otros síntomas de enfermedad general que pueden incluir una evitación de contacto con los seres humanos u otros animales, letargo, la pérdida de apetito, y eventualmente la muerte. Algunos perros sencillamente aúllan por días enteros y se retiran a lugares oscuros. Pueden perder control de sus piernas traseras. Un perro puede mostrar solamente síntomas muy leves de anorexia (el no comer) y de apatía, y luego se encuentra muerto en tres o cuatro días. A veces el perro no da en absoluto señales de enfermedad, y repentinamente se encuentra muerto. Una autopsia de post-mortem revela rabia.

¿SON ESTOS SÍNTOMAS SOLAMENTE CARACTERÍSTICOS DE LA RABIA?

Desgraciadamente no. El dolor, el miedo o la confusión extrema pueden hacer un animal agresivo. La salivación profusa y la inhabilidad de tragar pueden resultar de una obstrucción en la garganta, cuerpos extraños en los dientes, o la ingestión de sustancias irritantes o tóxicas. El aullar podría deberse al hambre, al miedo, o al dolor. Ademeas, las infecciones tetánicas son a veces diagnosticadas erróneamente como rabia. Pero, en cualquier caso, tales animales deben siempre tratarse con precaución ya en su dolor pueden atacar. Actualmente, la rabia solamente puede ser diagnosticada mediante el examen del cerebro de un animal infectado, y ésto debe llevarse a cabo en un laboratorio apropiado. En estos momentos no hay pruebas disponibles para hacer un diagnóstico definitivo de rabia en un animal vivo.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA RABIA EN LOS SERES HUMANOS?

Los síntomas tempranos en los seres humanos incluyen irritabilidad, la depresión inexplicable, el dolor de cabeza, la fiebre, y a veces la comezón o el dolor en el sitio de la exposición. La enfermedad progresa eventualmente a la parálisis, a los espasmos de los músculos de la garganta, a las convulsiones, al delirium, y a la muerte. Es importante observar que una vez que aparecen los síntomas, la rabia no puede ser tratada con éxito.

¿EN QUE MOMENTO APARECEN LOS SÍNTOMAS DESPUÉS DE LA INFECCIÓN?

El período de incubación en los seres humanos (el tiempo entre la exposición y el inicio de síntomas) es variable, pero es normalmente de 3 a 8 semanas. En los perros, el período de la incubación es normalmente entre 21 y 80 días, pero puede ser más corto o más de largo.

¿CUÁNDO Y POR CUÁNTO TIEMPO ES UNA PERSONA CAPAZ DE DISEMINAR LA RABIA?

La transmisión de persona a persona es extremadamente rara, pero se deben tomar precauciones para evitar exposición a la saliva de la persona enferma, incluyendo saliva en forma de aerosol debida a la toz, el estornudo, o el escupir.

¿QUÉ TRATAMIENTO ES NECESARIO DESPUÉS DE LA EXPOSICIÓN A LA RABIA?

La exposición a un animal rabioso no resulta siempre en rabia. En general, se podrá prevenir la mayoría de los casos si se instituye tratamiento inmediato después de una exposición a la rabia. Aún así, un profesional médico debe evaluar todas las mordeduras animales para determinar si se requiere tratamiento.

La prevención más eficaz de la rabia es el lavado inmediato y completo del sitio de las mordeduras o de las heridas causadas por rasguños con generosas cantidades de jabón y agua, o el lavar las membranas mucosas con agua tibia. Si la herida está sangrando profusamente, se deberá aplicar presión con los dedos o las manos, o aplicar un vendaje de presión. La herida no debe ser suturada, ya que se cree que ésto aumenta la posibilidad de que el virus invada los nervios.

Esto es seguido por la administración de una inyección de HRIG (globulina inmune humana antirábica) y de cinco dósis de vacuna antirábica celular diploidal humana administrada en el brazo en los días 1, 3, 7, 14 y 28 después de la exposición. En algunas partes se está usando protocolos de inyección intradérmica (dentro de la piel) en múltiples lugares con mucho éxito, los cuales resultan más baratos que el programa habitual de vacunación post-exposición intramuscular (dentro del músculo), ya que requieren menos antígeno. Las viejas e inhumanas vacunas a base de cerebro animal (usualmente de oveja), que se inyectaban en el estómago, han sido ahora substituidas en casi todo el mundo por vacunas más eficaces y más seguras de cultura de tejidos. La primera inyección es un anticuerpo para combatir el virus, y el resto de las inyecciones es una vacuna para asegurar la protección duradera. La terapia de post-exposición es requerida incluso por gente que ha recibido la vacunación profiláctica (vacunación de pre-exposición); sin embargo la vacunación de pre-exposición disminuye el número de dósis de vacuna y elimina la necesidad de HRIG--un beneficio importante ya que hay una escasez mundial de HRIG. También se recomienda una inyección de toxoid de tétano después de una mordedura animal o de cualquier herida profunda.

HRIG proporciona protección rápida contra la rabia por una o dos semanas después de la exposición, mientras se desarrolla la inmunorespuesta más permanente inducida por la vacuna. Se debe dar HRIG a cualquier persona previamente sin vacunar, sin importar su edad, tipo de exposición, o el tiempo transcurrido desde la exposición. Se puede dar hasta el séptimo día tras la administración de la primera dósis de vacuna.

En el caso de adultos y niños mayores, la vacuna debe ser inyectada en el músculo deltoide. En el caso de niños pequeños e infantes, se puede utilizar los músculos anterolaterales del muslo. La vacuna no debe ser nunca dada en el área glútea o en el mismo sitio anatómico que el HRIG. Si un individuo pierde cualquier dósis de vacuna durante las primeras dos semanas del régimen, consulte con el fabricante de la vacuna. Se debería ajustar el horario para asegurarse de que se reciban cuatro dósis de vacuna durante los primeros 14 días. La quinta dósis se puede dar el día 28. Las personas que han recibido profilaxis de pre-exposición todavía requieren dos dósis de vacuna de refuerzo el día 0 (cero) y el día 3.

¿POR QUÉ SE DEBERÍA VACUNAR A UNA PERSONA CONTRA LA RABIA ANTES DE SER EXPUESTA?

El tratamiento de pre-exposición se da por varias razones. Primero, proporcionará protección a personas expuestas a la rabia con contactos o lesiones que no hayan sido obvias. En segundo lugar, protegerá a personas cuya terapia de post-exposición pudiese ser retrasada. Finalmente, aunque la vacunación de pre-exposición no elimina la necesidad de la terapia adicional después de la exposición a la rabia, simplifica la terapia al eliminar la necesidad de HRIG (inmunoglobulina antirábica humana) disminuyendo así el número de las dósis de vacuna requeridas. Esto es importante para las personas que corren alto riesgo de ser expuestas a la rabia en áreas donde no estén disponibles productos inmunizantes o donde pueden llevar un alto riesgo de reacciones adversas. Cuanto más se pospone el tratamiento, más se corre el riesgo de que no sea eficaz.

La gente que maneja animales por largos plazos o habitualmente--tal como los veterinarios, gente que trabaja con la fauna, personal de laboratorio que trabaje con el virus de la rabia, los cazaperros municipales, la gente que trabaja en refugios de animales en zonas de rabia endémica, y viajeros a zonas donde la rabia es común--deber recibir vacunas de pre-exposición de acuerdo a un programa de día 0 (cero), día 7 y día 21. Esto debe ser seguido por un reforzador de vacuna bienal (de cada otro año). Sin embargo, si una persona resulta expuesta a un animal rabioso o a un animal que puediese tener la rabia, es menester administrar el tratamiento de post-exposición en su totalidad, incluso cuando exista vacunación de pre-exposición.

En estos momentos la opinión está dividida entre los profesionales de la salud con respecto a quién está más expuesto a contraer la rabia. El alto costo de vacunación de pre-exposición hace prohibitivo administrar este medicamento a grandes números de personas en áreas de rabia endémica. Existe consenso, sin embargo, de que los niños menores de 12 años corren más peligro que otros grupos.

¿QUÉ SE DEBE HACER CON UN PERRO O GATO AL PARECER SANOS QUE HAYAN MORDIDO A ALGUIEN?

Un perro o un gato sano, aunque esté o no vacunado contra la rabia, y que muerda a alguien, debe ser confinado y observado por 10 días. Si el animal desarrolla cualquiera señal de rabia en ese período, se le debe eutanizar rápida y humanamente. Si no se ve ningún síntoma de rabia, el animal puede ser soltado después de 10 días. Si no hay prueba de vacunación previa, el animal debe ser vacunado antes de romper el aislamiento.

Si el animal no tiene hogar o es huérfano, se recomienda por las autoridades sanitarias públicas veterinarias que él sea eutanizado en forma humana y que se hagan pruebas inmediatas para estableer si tenía o no rabia.

Una persona no debe posponer la vacunación de post-exposición esperando los resultados del período de observación de 10 días. Si existe cualquiera razón para suponer que el animal pudiese haber transmitido la rabia, se debe comenzar inmediatamente el tratamiento de post-exposición a la enfermedad.

¿QUÉ DEBO HACER SI MI ANIMAL DOMÉSTICO ES MORDIDO POR UN ANIMAL POSIBLEMENTE RABIOSO?

Cuando su animal doméstico ha estado en una pelea con un animal salvaje o doméstico infectado, y la saliva en la herida está todavía húmeda, lave la herida de su animal doméstico con jabón y agua y use guantes impermeables para su protección mientras que maneje su mascota dentro de las primeras horas del incidente.

Si su animal doméstico está vacunado, se le debe revacunar inmediatamente y observar cuidadosamente por 45 días. Los animales con vacunas expiradas deberían ser evaluados caso-por-caso.

Si su animal doméstico no ha sido vacunado, las autoridades sanitarias recomiendan generalmente que el animal ya sea eutanizado o colocado en estricto aislamiento por 6 meses, y que se le vacune contra la rabia un mes antes de volverlo a circulación normal. Algunos expertos de la rabia recomiendan que los animales se vacunen al principio del período de aislamiento.

¿PRESENTAN LOS PERROS CALLEJEROS UN PELIGRO MAYOR DE RABIA?

En el pasado éste pudo ser el caso. Sin embargo, los métodos humanos modernos de control de población animal (comprendiendo los programas de esterilización y vuelta a la circulación) que incluyen la vacunación contra la rabia, han hecho mucho para reducir el riesgo al hacer más estable y controlada la población de perros callejeros. Estos métodos forman una parte esencial del programa total para controlar la rabia en algunos países.

¿QUÉ DEBO HACER SI VEO UN PERRO RABIOSO?

En el caso de los perros callejeros:

o No se acerque ni provoque al animal.

o No le lance palos ni piedras.

o Disperse cualquier muchedumbres para reducir la tensión en el perro y para reducir los riesgos.

o Llame a la autoridad apropiada: la agencia local de control animal, el departamento de policía, una organización protectora de animales, un servicio veterinario, o la dirección de sanidad pública.

En el caso de un perro doméstico:

o Póngale un bozal al animal.

o Llévelo a un veterinario para confirmar si el animal está realmente rabioso. Si el animal está obviamente rabioso, eutanice al animal en forma humana y lo más rápidamente posible. Si no hay muestras obvias de rabia, pero la rabia todavía se sospecha, se debe aislar y observar al animal por lo menos 10 días.

¿CÓMO PUEDO AYUDAR EN EL CONTROL DE LA RABIA?

La vacunación de sus propios animales domésticos y de los perros y gatos callejeros de su vecindario es el mejor método para controlar la rabia. Mantenga sus animales domésticos supervisados en su propiedad para reducir la posibilidad de exposición a la rabia. Pida a las autoridades de gobierno que instituyan campañas de vacunación para animales domésticos y perros de la calle.

Si usted ve cualquier animal actuar en forma extraña, notifique a las autoridades locales de la salud o de control animal. No intente coger el animal usted mismo. Sin embargo el "ladrar mucho"; "el actuar de manera extraña"; "el oler a otros perros"; o "el parecer amenazante", no debe interpretarse como comportamiento extraño o inusitado.

Si cualquier contacto ocurre o se sospecha, consiga consejo médico lo antes posible. Y asegurese que su mascota reciba una vacuna de refuerzo.

Si una persona es mordida, no se aterre. Lave la herida a conciencia con jabón y montones de agua. Consiga ayuda médica. Obtenga terapia de post-exposición para cualquiera persona que pudiese haber sido expuesta al virus. La determinación del riesgo de exposición a la rabia involucra evaluar el tipo de contacto o lesión sufridos, la localización de la herida, la condición de vacunación del animal mordedor, y la eficacia y riesgo del tratamiento profiláctico.

¿QUÉ DEBO TENER PRESENTE CON RESPECTO A LA VACUNACIÓN DE PRE-EXPOSICIÓN DE UN PERRO?

Tenga presente los siguientes factores antes de vacunar:

o Edad: no vacune antes de 12-16 semanas.

o Elimine los gusanos: por lo menos 2-3 días antes de la vacunación contra la rabia.

o Salud: compruebe si existen hábitos normales de comer, temperatura, etc., antes de vacunar.

o Medicación: si el animal recibe immunosuprimidores (tales como los esteroides), posponga la vacunación.

Después de la vacunación observe si presentan señales de fiebre o de otra enfermedad. No permita el contacto con animales no protegidos por por lo menos durante 3-5 días.

¿QUÉ DEBO HACER SI VEO UN ANIMAL MUERTO QUE ES PROBABLE HAYA PERECIDO DE RABIA?

Si usted debe tocar el animal muerto, use guantes, palillos u otras herramientas para evitar el contacto directo con saliva, los líquidos neurales y/o tejidos del cerebro. Póngase en contacto inmediatamente con sus autoridades sanitarias locales para ver si hay algún laboratorio que examine los animales muertos por se´nales de rabia. Le podrán pedir que usted traiga el cuerpo entero o solamente una muestra del tejido del cerebro, después de que un veterinario complete un post mortem; sin embargo, no es fácil remover un cerebro, y una persona inexperta en el procedimiento post mortem podría potencialmente infectarse con el virus a través de cortes infligidos a sí mismo.

Una agencia de exámenes de rabia puede realizar varias pruebas. Las dos principales son (1) la examinación Negri del cuerpo donde buscan cuerpos de inclusión producidos por el virus en las células del cerebro, y (2) el ELISA (análisis enzimático immunosorbente) que busca la presencia de anticuerpos a la rabia en el tejido enviado. La segunda prueba es más exacta pero tomará 3-4 días.

Si las autoridades sanitarias no se hacen cargo del cadáver para examinarlo por rabia o para deshacerse de él, usted deberá destruir el cadáver potencialmente infectado quemándolo o sepultándolo con cal por lo menos a 2 metros de profundidad.

¿CÓMO EVITAR MORDEDURAS DE PERRO?

o Preste atención a las señales de peligro típicas de perros hostiles--tales como gruñidos, una postura rígida, orejas pinchadas hacia atrás, o pelos enrizados o parados en la parte posterior del lomo

o Entrene a su perro a no morder enseñándole órdenes simples.

o No juegue juegos agresivos como la lucha cuerpo a cuerpo o la lucha y afloja

o No deje a los niños solos con los perros.

o Diga a sus niños que eviten perros extraños y perros que gruñan.

o Enseñe a los niños a no quitar ni alimentos ni juguetes de los perros.

o No corra frente a un perro, ya que éstos naturalmente aman perseguir y coger cosas.

o Si se topa con una pelea de perros, no intente romper la broca con sus propias manos. Tíreles agua, gríteles, o haga fuertes ruidos.

o Los perros deben estar con cuerda y collar cuando se saquen afuera para una caminata.

o Castre a su perro, pues los perros castrados tienen menos tendencias a morder.

NOTA:

Este material fue escrito originalmente como manual para uso de la Dirección del Bienestar Animal de la India, por Smt. Maneka Gandhi, Ministro de Justicia Social, Delhi, India. Fue revisada para uso multinacional por ANIMAL PEOPLE, con la ayuda del Dr. Ray Butcher.

Este manual de preguntas y respuestas puede ser descargado y reproducido en cualquier formato. El permiso de republicación es concedido por ANIMAL PEOPLE y Smt. Maneka Gandhi.

Traducción al castellano realizada por Patrice Greanville, Director de Operaciones Internet de Animal People.

Kim Bartlett, editor, ANIMAL PEOPLE. // Merritt Clifton, Redactor Jefe

Website < www.animalpeoplenews.org >

Additional information on rabies can be found at: http://www.mb.com.ph/HLTH/harmony2/2000/h2000321.asp

Dirección postal: P.O. Box 960, Clinton WA 98236 EE.UU.

Vers. 1/ Ed 1 7.23.01